foto de la fosa tomada en 2006, prueba de la tira de años que llevamos luchando en la comarca

En julio, después de una reunión con la Agrupación de Familiares de la Fosa Común de Loja, decidimos hacer una cata en el cementerio para poder comprobar las características exactas de la fosa. Este sábado 28 nos hemos puesto manos a la obra con el siguiente resultado.

Aunque el miércoles 25 habíamos cursado una solicitud en el Ayuntamiento para realizar las labores pertinentes (dado el régimen de propiedad que éste ejerce sobre el cementerio), no recibimos ninguna notificación en sentido positivo ni negativo. Nosotros portábamos la resolución favorable a nuestra intervención del Ministerio de la Presidencia y todos los escritos presentados ante el ayuntamiento. Así que, bien temprano, llegamos al cementerio una comitiva formada por: cinco miembros del foro por la memoria (entre ellos, un arqueólogo y un miembro del foro de Málaga), cuatro familiares (entre ellos, el presidente de la Agrupación de Familiares), un colaborador de Granada (técnico de vídeo), dos miembros de Convocatoria por Loja y un miembro del SAT. Un técnico municipal estaba esperándonos. No en la puerta del camposanto, sino en el cruce por el que debíamos pasar para acceder a la fosa. Nos preguntó que qué íbamos a hacer (íbamos en grupo y con una carretilla con materiales) y nos espetó que no teníamos autorización. Nos conocía, porque, cuando llamó a su jefe, el responsable del cementerio, le dijo que estábamos allí “los del foro”, que decíamos que “íbamos a pasar de todas formas” y que él “no sabía lo que iba a hacer”.

Seguimos, pues, hasta el lugar de la fosa. Empezamos a limpiar la zona (había alguna botella, etc.) y a delimitar el espacio de la cata. Mientras nuestra portavoz esperaba en la puerta principal junto con otro compañero, pasó el encargado del cementerio en coche, se paró a observar y, después, dio la vuelta al cementerio para entrar por una puerta lateral. Hubo un enfrentamiento verbal en general airado con este responsable, que llegó a a colocarse encima del monto de tierra delimitado para impedirnos continuar. Sus argumentos: 1) no tenemos autorización (ni negativa: como viene siendo habitual, el silencio administrativo es un arma); 2) que es una cuestión “política”, una “pelea entre asociaciones”; 3) que a nosotros lo único que nos “preocupa es que se nos acaba el plazo de la subvención”; 4) que ahí no están los cuerpos (lo que no explica por qué para autorizar la cata de la AGRMH sí estaban); 5) que no podía ir al ayuntamiento a comprobar nuestras solicitudes porque estaba de vacaciones (no lo estaba para impedirnos cavar).

Al poco de su llegada, el responsable había llamado a la Policía Municipal. Mientras, apareció una pareja de la Guardia Civil que nos escuchó y nos aconsejó que denunciáramos, que ellos no podían autorizarnos porque no era su responsabilidad. Cuando llegaron los municipales, dos también, fue parecido: que ellos no podían decidir sobre eso, aunque pudiéramos demostrarles que teníamos razón. Tomaron los datos de cuatro miembros del foro para incluirlos en el informe y nos aseguraron que no para usarlos en una denuncia.

Además, nos llamaron por teléfono dos periodistas que ya se habían dirigido al correo del foro los días de antes: uno de la Agencia EFE y otro de Granada Hoy; el artículo de este último es el que refleja mejor el conflicto o sin tantos juicios de valor. También llamó el Vicepresidente de la Diputación (IU) para ofrecerse a hablar con el alcalde de Loja. Valoramos positivamente la asistencia de organizaciones de la zona y las críticas y sugerencias recibidas. Seguimos en la lucha.

Anuncios